dijous, 28 de juny de 2018

Independentismo de dos caras

Quim Torra hizo un discurso contundente en EEUU, y Pedro Morenés respondió también contundentemente. Era una reproducción del clima reinante hasta ahora en la política española y catalana. Quim Torra pide la autodeterminación con un referéndum pactado. Quim Torra habla- con razón- de presos políticos. 
Hasta aquí, un guión previsible, pero muchos independentistas en privado no hacen el mismo discurso, como tampoco suscribían antes de la DUI parte del discurso mágico con el que jugaron inmoralmente. Y lo hicieron porque una DUI de juguete, sin aplicabilidad, sabían que no tenía sentido; puro símbolo.

Torra puede ir a la reunión de 9 de Julio con Sánchez con el referéndum y la autodeterminación como elementos negociables, pero sabe, y sus próximos también, que son dos elementos que serán descartados por el presidente español. Me pregunto- porque los discursos por si solos no me convencen- qué hará Torra ante el no de Sánchez. 

Puede hacer lo que se ha hecho hasta ahora, salir de la reunión con el discurso de la España irreformable (quizá tenga razón)  y seguir alentando una tensión discursiva sin horizonte práctico, o con un plan B, que es el que defienden los sectores más realistas del soberanismo catalán. 

El discurso de la España irreformable nos lleva a otro uno de Octubre, a otra DUI o a otras iniciativas semejantes. Si no, no me imagino cómo se puede sostener. No sé si existe un plan claro en este sentido, pero me parece que no. Por lo tanto. si  la voluntad negociadora es real, habrá que poner sobre la mesa otras posibilidades. No conocemos cuáles son, si realmente existen. Parece que el independentismo público sólo puede sostener un discurso, único e inalterable. Pero hay un independentismo privado que habla de otra manera. 

Hay dos caras. Una de ellas, oculta. ¿Quién enciende la linterna?


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada